Entroido galego: la historia de Don Carnal y Doña Cuaresma

Entroido galego: la historia de Don Carnal y Doña Cuaresma

El carnaval ya dio los primeros golpes en la puerta el pasado 1 de diciembre, cuando en Foz, la joven de diecinueve años Carmen fue elegida reina de esta festividad. Sin embargo, los acontecimientos que tendrán lugar en este increíble municipio este fin de semana serán materia de otra entrada. Porque, como buenos gallegos, es común en las aldeas de A Mariña Lucense reunirse en cada domicilio en torno a buenos manjares, especialmente relacionados con el cerdo, los grelos y los postres dulces, como las filloas y orellas. Y aquí comienza el culto a Don Carnal

El origen del carnaval

Los primeros indicios de esta festividad se sitúan en el mundo clásico grecorromano, donde el dios Saturno contaba con las fiestas de Saturnalia y el dios Baco de las Bacanales, acontecimientos que daban la bienvenida a los excesos y a la lujuria carnal. Sin embargo, no es hasta el siglo XVI cuando el propio término “Carnaval” se asienta en el imaginario social.

Por otra parte, podemos encontrar la Cuaresma, de origen cristiano. Cuarenta días de penitencia, reflexión y abstinencia que simbolizan las jornadas que Jesús de Nazaret pasó en el desierto.

Con estos datos, es fácil relacionar lo sucesivo: la Cuaresma comienza inmediatamente antes de Semana Santa y, previamente, el Carnaval, que termina un miércoles, exactamente cuarenta días antes del Domingo de Ramos. Los días previos, especialmente el lunes y el martes, el cristianismo permitía disfrutar de la vida, por lo que la sociedad comenzó a cubrir sus rostros por miedo a ser descubiertos en pleno apogeo de satisfacción de sus deseos.

Don Carnal y Doña Cuaresma

Y es en el siglo XIV, gracias a Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, cuando disfrutamos de Don Carnal y Doña Cuaresma juntos en el Libro de Buen Amor. El primero, un hombre amante de los placeres; la segunda, una mujer recta y pura.

Esta reta a Don Carnal a una batalla el Miércoles de Ceniza, a la que se presenta ella con verduras, pescados y mariscos, entre otros, y él con todo tipo de animales, representando así la gastronomía de la Península Ibérica. Cuando la confrontación cesa en tablas, Don Carnal celebra un banquete y, presa del sueño, Doña Cuaresma lo apresa durante cuarenta días hasta que el Domingo de Ramos, este burla al carcelero Don Ayuno.

¿Preparados?

Una vez aclarada la procedencia de estos dos interesantes personajes, ¿nos ponemos manos a la obra con la comida y los disfraces?

Fuente: Madrid