Realidad y leyenda se mezclan en el siniestro asesinato de Legua Dereita

Realidad y leyenda se mezclan en el siniestro asesinato de Legua Dereita

La noche del 21 de mayo de 1911, José Montes Díaz, criado de Sabino Rodríguez Estoa, se dirige camino a Nete. En el trayecto, en medio de la carretera, un cuerpo tendido. Ante la inquietud y la incertidumbre del hallazgo, el hombre prosigue su camino sin acercarse a comprobar si aquel individuo cuenta con un alto nivel de alcohol en sangre o, por el contrario, se halla muerto.

La mañana siguiente, el 22 de mayo, el teniente de la Guardia Civil de Vilalba, Florentino González Valles, recibe un no poco sorprendente aviso. Se dispone a dar un paseo con su caballo, cuando la noticia de la aparición de un cadáver totalmente desfigurado le golpea. Los primeros indicios culpan a unos posibles perros del brutal ataque.

La inspección del cadáver, sin embargo, deja lugar a un sinfín de dudas. El informe forense recoge que la muerte de Ángel Castro Cabarcos, vecino de San Salvador de Ladra, tuvo su origen por una herida por arma de fuego que le perforó el pulmón desde la espalda. Respecto a los cortes y laceraciones presentes en su rostro, son irregulares, lo que descarta tanto la acción animal como un accidente.

El macabro asesinato

Como escenario desencadenante, A Feira do Monte, lugar al que se desplaza Ángel Castro con el objetivo de vender una res. Efectuada la transacción, el hombre emprende el camino de regreso a casa, no sin antes hacer una parada en la Taberna del Maragato Morán, ubicada en San Xiao de Gaibor, cuya propiedad recae sobre Domingo Morán, un compañero de múltiples trabajos.

En el interior del local, Bautista Roca Felpeto, persona con la que nuestro protagonista ha tenido más de una disputa. Se encuentra acompañado de otros dos individuos: Antonio Codesel Franco y Emilio Sánchez Rivera. A una señal de Roca, ambos abandonan el lugar, del que posteriormente salen Ángel y Bautista juntos, hasta tomar caminos diferentes en una bifurcación.

La carretera que une Rábade con Ferrol será testigo de un suceso macabro. Es en el tramo conocido como Legua Dereita donde Bautista hace un nuevo acto de presencia, arrollando a Castro con su yegua. Los antiguos compañeros del atacante aparecen con el único fin de acabar con la vida del condenado. Tras efectuar cinco disparos, Roca Felpeto se recrea en su obra y, cuchillo en mano, se hace con las orejas, los ojos y la piel del rostro. Pero unos pasos interrumpen la labor.

Especulaciones alrededor del suceso

Más de 90 testigos son convocados a comparecer ante el juez un año y medio después del brutal asesinato. Mientras, las especulaciones en torno a este se disparan, así como las referentes al estado en el que quedó el cuerpo del fallecido.

A pesar de las acusaciones que planean sobre Bautista, este se escuda bajo la inventada presencia de maleantes en el pueblo. El juicio, no exento de múltiples condenas, termina con «una pena de reclusión temporal en su grado máximo» para el primer sospechoso y verdadero asesino, un total de 28 años de cárcel.

¿Piel humana como cura contra el cáncer?

Madrid, 1911. La leyenda sitúa en Humanes a un acaudalado hombre que asiste impotente a la muerte en vida de su esposa, afectada por un cáncer de piel. Tras probar varios remedios, las últimas esperanzas son aportadas por un curandero. Este sugiere a la enferma que la única forma de salir indemne de la situación pasaría por colocarse sobre la piel enferma el pellejo arrancado de un hombre vivo.

Dispuesto a todo por su mujer, el patrón, conocido de Bautista y Ángel por darles trabajo cada año en las siegas, elige al primero como atacante; al segundo, como víctima. Ejecutado el mandato, la piel de Cabarcos fue enviada envuelta por tiras de jamón. Sin embargo, de nada sirvió, ya que la mujer falleció antes de probar el remedio.

Parte de la cultura popular

Si bien esta historia se ha transmitido de generación en generación, con no pocas modificaciones, fue en el año 2013 cuando la productora Cool Films decidió hacerse eco de estos sucesos. Aunque en un comienzo el nacimiento de «O Crime da Legua Dereita» se produciría bajo la forma de un documental, finalmente vio la luz como largometraje.

Fuente: El Progreso